Ana

Ella estaba almorzando sola. Veía el plato a medio terminar mientras el olor entraba por sus fosas nasales: pollo frito con verduras.
El solo ver la comida le provocaba la sensación de engullirlo todo, pero lo que mas le mataba era el olor. Ese maldito olor que la torturaba haciendole saber que se encontraba tan cerca, y a la vez tan lejos.

Si tan solo pudiera comer un poco más...

Dudo un poco, y con pesar se metió una cucharada más a la boca. El sabor era, como siempre, delicioso a su paladar hambriento, pero luego de masticar un poco empozo a sentir culpa, mientras pensaba en ella misma, en su cuerpo, en como quisiera poder verse, y sintió repulsión.
Repulsión hacia sí misma y hacia lo que tenia en la boca, porque el sabor era bueno, delicioso, pero no le hacia bien, no estaba bien.

Lucho con la sensación de querer pasar la comida. Se levanto del asiento de la cocina y se dirigió al tacho de basura que se encontraba a su costado.
Saboreo un poco más lo que tenia en la boca, sintiendo que el estomago le rugía de hambre. Ayer, otra vez, no había cenado, ni hoy desayunado. 

Definitivamente no había saciado su hambre, casi no había comido nada, pero pese a esto sentía que la comida en su boca sería el bocado que marcaría la diferencia entre la gordura y la delgadez. 

No podía acallar a sus fantasmas, quienes constantemente le recordaban lo gorda que estaba y se felicito a si misma por el rugido de su estomago, eso significaba que estaba quemando calorías.

Miro el tacho que tenia en frente, y se acordó de todas esas veces en que en el colegio la insultaron, en las veces en que le rechazaron bailar una canción solo por su aspecto, en las veces que no pudo probarse la ropa que le gustaba porque su talla era "especial", y ya con la mente fija en su meta solo abrió su boca y con asco dejo caer la comida que tenia.

No pensaba demasiado en lo que hacia, si eso estaba bien o mal, no podía darse el lujo de hacerlo. Si lo hacia, solo se sentiría mal consigo misma, pero eso de nada le serviría porque sus fantasmas personales eran mas fuertes que su ética y pensar en el daño que probablemente le estuviese haciendo a su cuerpo no era una opción.

Y odió, odió con todo su corazón a aquellos que la habían vuelto así, pero sobretodo se odió a si misma por no haber encontrado la forma de ser aceptada tal como era, por haberse dejado afectar por todas esas personas y por haber sido débil, porque en algún momento de su vida se había prometido amarse sin importar lo que opinaran los demás y ese día, otra vez, se había fallado.

Pero ese problema estaría resuelto pronto, porque todo el esfuerzo que hacia era para ser perfecta, tal como en sus sueños había imaginado que debía ser, tal como había debido ser desde un inicio, y entonces, solo entonces, se volvería a amar, y todas esas palabras crueles se irían, todo seria tan solo un mal sueño, todos la querrían de nuevo.
Se acerco a la mesa con mucha mas decisión y miro el plato a medio comer que tenia en frente, cogió unas servilletas y puso la comida en ellas. La comida debía repartirse en pequeñas porciones dispersas en cada servilleta, así, su madre no sospecharía. 

Después, hizo bolitas para que parecieran basura y las tiro al tacho, asegurandose de arrugar unas servilletas vacías para disimular; luego de eso se sirvió un vaso con agua y se la tomó para acallar un poco su hambre y se dirigió a su cuarto y se encerró, despues de todo, aun había una olla con la comida que era destinada para sus hermanos tentándola allí afuera, y se puso a navegar por internet mientras sentía que su estomago seguía reclamando comida.
Al poco rato llego su madre.
-Ya llegue!
La escucho pasearse por la casa y luego entrar a su cuarto
-Deje el almuerzo hecho, ya comiste?
-Si, estuvo muy rico mamá, estoy esperando a que los demás coman para ver si sobra un poco para mi.
-Veremos pues, seguro que sí - le sonrío cariñosamente y se fue.
Ella solo le sonrió de vuelta, mientras en su mente rogaba porque no...

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

1 Response to "Ana"

  1. LJ-90 says:
    19 agosto, 2011

    D:
    La gente debería aprender a quererse más a si misma, y capaz uno se siente mejor bajando de peso o haciendo ejercicio, pero debe ser algo que hagan por ellos mismos, no por miedo o por el que diran. Y de todas formas, siempre hay gente a nuestro alrededor que nos amara sin importar como nos veamos :)
    Y si la comida es rica, ¿porque no comerla? Aunque sea con moderación.
    Me gusto la narración, ha estado bien escrito, muy interesante.
    Sonrie :)
    Te quiero :D